domingo, 8 de enero de 2017

MÚSICA JÓVENES



INDIA MARTÍNEZ


Jennifer Jessica Martínez Fernández, más conocida como India Martínez (Córdoba, Andalucía, 13 de octubre de 1985) es una cantante española de estilo flamenco y pop.

En 2009 fue nominada en los premios Grammy latinos en la categoría de nueva mejor artista. Ganó dos premios Cadena Dial, el primero en 2011 por su álbum “Trece Verdades”, y el segundo en 2013. En 2015 ganó el Goya a la mejor canción por la película “El Niño”, film dirigido por Daniel Monzón. Ha colaborado con artistas como David Bisbal, Pitingo, Pablo Alborán o La Oreja De Van Gogh, entre otros.

En 1998, con 13 años, participó en el concurso de talentos “Veo, Veo” presentado por Teresa Rabal, quedando como una de las finalistas. Se le ofreció una beca por parte de la fundación Cristina Heeren para aprender flamenco en Sevilla. En 2003, ella firmó un contrato con “La Voz del Sur” que lanzó su primer álbum “Azulejos de Lunares” en 2004. Este primer disco contenía interpretaciones con varias modificaciones musicales de los boleros clásicos y tangos de José María Cortina.

Su segundo álbum salió en 2009, llamado “Despertar”, y le hizo ser nominada a Mejor Nuevo Artista en los premios Grammy Latinos de ese mismo año. Este álbum también fue nominado a Mejor Producción. En 2011 lanza su tercer disco “Trece Verdades” que consigue ser disco de oro, manteniéndose en la lista de ventas 48 semanas. Un año más tarde, en 2012 sale al mercado el álbum “Otras Verdades” que dispone de sus versiones propias de canciones de artistas conocidos como Luis Fonsi o Camila.

Este último también ha sido reconocido como disco de oro y también nominado los Grammy Latinos en la categoría de mejor álbum pop vocal tradicional. En 2013 sale su penúltimo álbum “Camino de la buena suerte” que también consigue el reconocimiento como disco de oro. Y en 2014 su último lanzamiento “Dual”, que recopila duetos con artistas nacionales e internacionales como David Bisbal con Olvidé respirar, Enrique Iglesias con Loco, Abel Pintos con Corazón Hambriento. Con el cual alcanza el disco platino.

En 2014 tuvo lugar uno de los conciertos más importantes de su carrera, en el Palacio de los Deportes de Madrid. . Y empezó su sexta gira para promocionar su albúm de duetos Dual.

En 2016 lanza su séptimo álbum, titulado Te cuento un secreto, que se coloca en el numero 1 de los mas vendidos de españa en su primera semana. En Te cuento un secreto hace una nueva colaboración junto al cantante Prince Royce, con el que canta 'Gris'.




















NOTICIAS - FAMILIA



AGUINALDO DEL RECTOR MAYOR DE LA CONGREGACIÓN SALESIANA


Os presento el Aguinaldo del Rector Mayor de la Congregación Salesiana Don Angel Artime. A comienzos del Año Nuevo, Don Angel se dirige a toda la Familia Salesiana con un enriquecedor mensaje. El título de este Aguinaldo es: "Somos familia". 

Ya hace unos meses publiqué el texto completo, que no tiene desperdicio y que va muy en sintonía con el Sínodo sobre la familia.




CINE EN FAMILIA.



RESEÑA DE LA PELÍCULA - "LOS HIJOS DEL AYER"


La película está inspirada en hechos reales en la vida de Jenny Cockell y su familia, esposo e hijo. En la película se realta como Jenny tiene desde la infancia sueños recurrentes con otra mujer irlandesa llamada Mary Sutton (madre de cuatro niños) que sufre violencia intrafamiliar. Entre sueños, investigaciones, recuerdos e hipnosis regresiva, Jenny resuelve una parte de lo que cree su pasado, una película espiritual al Indagar sobre lo que siempre tuvo por cierto: que había vivido antes. pero finalmente tiene otra posible explicación a su experiencia paranormal.

La protagonista es Jane Seymour. La película está basada en el libro autobiográfico de Jenny Cockell llamado «A través del tiempo y la muerte» (Across time and death), publicado en 1994.

CRÍTICA DE LA PELÍCULA


Estamos ante una película hecha para televisión, de gran sensibilidad, que suscita las emociones y nos hace llorar tanto si lo queremos como si no. Difícilmente pueden contenerse las lágrimas en las escenas de los últimos quince minutos finales donde interviene el viejo y célebre actor Hume Cronyn, interpretando magistralmente uno de sus últimos papeles en esta vida (murió en 2003).

"Los hijos del ayer" es una película de tema espiritual, no tanto espiritista o espírita como esencialmente espiritual. Pues toca la creencia en el Más Allá de esta vida, la existencia de espíritus que viven en ese Más Allá y la manifestación o influencia de éstos sobre nosotros los vivos de este mundo para que nos inclinemos a actuar de una determinada forma.

Pero lo mejor del filme es que no es absolutista, o sea dogmático en el peor sentido del término, como suelen ser muchas de las personas llamados espíritas o fieles del movimiento espiritista del francés Allan Kardec u otros por el estilo. Es decir, este filme no pretende el maridaje unívoco de la hipótesis de la existencia de la vida espiritual o de los espíritus con la hipótesis de la reencarnación (lo cual, es muy propio de los fundadores, presidentes y numerosos sectarios que forman parte de las creencias espíritas o espiritistas). 

Lo excelente de este filme y de esta historia es que presenta a una mujer, a la que el espíritu o alma de otra mujer que vivió en la Tierra y murió solo unas décadas atrás le infunde sueños y visiones para que de alguna forma haga algo por investigar y resolver un asunto que ella cuando pasó por este mundo trató de dejar resuelto y al parecer no lo está. La influencia de dicho espíritu desde el Más Allá sobre la mente de una persona de carne y hueso aquí, no se concibe sólo desde el punto de vista de la interpretación espírita-kardeciana, sino que también contempla la posibilidad o interpretación escatológica desde el punto de vista cristiano-católico, es decir, las almas no se reencarnan después de morir el cuerpo en el que nacieron y vivieron aquí en la Tierra; sí sobreviven en un Más Allá e incluso, algunas almas desde esa dimensión postrera, pueden logran influir en determinados vivos que aquí seguimos, hacernos indicaciones o comunicarse con nosotros; pero sin asociar la creencia de la vida después de la muerte a la creencia en la reencarnación.















EDUCA - FAMILIA

CLAVES PARA EDUCAR A LOS HIJOS


1. El iceberg

La educación de los hijos/as es como un iceberg, en el que, según los expertos, la parte que está bajo el agua y que aguanta todo su peso, es 10 veces más grande que la parte que podemos ver. En educación también hay una parte que visible y otra parte «bajo el agua»: educación en valores, emocional... Que es la que realmente aguanta todo su «peso». No siempre a esta parte se le presta toda la atención que merece y el iceberg se resquebraja....

2. Sembrar desde la infancia

Una parte muy importante del modo como los niños pensarán y actuarán a lo largo de su vida tiene que ver con el modo como piensan y actúan en su infancia. En la infancia es donde se cimienta la construcción del «edificio» de la educación. Si en la infancia no se han sembrado competencias personales como el autoconocimiento o competencias sociales como la comunicación o la empatía, es muy difícil que puedan aparecer después de un modo espontáneo. En la infancia se genera un depósito emocional al que padres e hijos pueden «agarrarse» en momentos de mayor distancia.

3. Coeducación Familia/ Escuela

No es posible que los niños alcancen un pleno desarrollo de sus competencias intelectuales y emocionales si no es desde la coeducación Familia-Escuela. En la balanza de la Coeducación, a la escuela le corresponde asumir el mayor peso en la formación de competencias intelectuales – técnicas, y es la familia la que debe asumir el mayor peso de la formación en valores y competencias emocionales. Cualquier tipo de desautorización no hace sino restar consistencia y coherencia a todo aquello que dicen o hacen los progenitores, abriendo la puerta, de par en par, a otros agentes educativos cuyos fines no siempre buscan lo mejor de los menores.

4. Ejemplaridad

Los niños aprenden de lo que dicen los adultos pero, fundamentalmente, de lo que ven que hacen sus padres. Como dice Einstein: «Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, es la única». Cuando se dice algo y se hace justo lo contrario, lo que los hijos/as interiorizan es la fragilidad de los principios de sus padres. Sin la coherencia del decir y el hacer la actuación educativa pierde toda su fuerza y sentido.




5. Equilibrio entre el Sí y el NO

El NO también forma parte de la educación. Cuando a un hijo/a se le educa siempre desde el SÍ, lo que realmente aprende es a decir NO a sus padres. Los límites marcan los cauces que harán más fácil a los niños el construir un modo personal y positivo de ser y estar en la vida. Evitar el cansado conflicto del NO o sobreproteger para evitar frustraciones son estrategias con un recorrido muy corto e ineficaz. Poner límites no está reñido con la libertad.

6. Saber escuchar

Como decía Zenón, «la naturaleza nos ha dado dos oídos y una boca para enseñarnos que más vale oír que hablar». La única manera de que niños y niñas entiendan lo que se les dice es entendiendo, primero, lo que ellos quieren decir. La empatía es el fundamento sobre el que debemos construir todo proceso de comunicación entre padres e hijos. Nunca debería entenderse la comunicación desde una perspectiva «yo gano-tú pierdes», sino desde una dinámica «yo gano-tú ganas».

7. Ser versus Tener

Frente a una continua oferta de búsqueda de felicidad en las grandes cosas.... es necesario ayudar a los hijos a que encuentren la felicidad en las pequeñas cosas de la vida. Encontrar la felicidad en aquello que son y no en aquello que tienen. El objetivo de la educación debe ser conseguir el pleno desarrollo de las potencialidades de los niños desde el respeto a su individualidad, pero también para contribuir en el logro de una ciudadanía más justa posible.

8. Progresar sin renunciar

No se vivir de espalda al progreso, pero eso no significa que renunciar a la solidez de valores atemporales. Valores como el esfuerzo no cambian con los tiempos. Los educadores deben saber mirar al pasado, vivir en el presente y proyectar en el futuro. Las nuevas tecnológicas suponen un innegable avance que debe saberse interpretar técnicamente, pero que en ningún caso debe "exigir" un cambio en el sistema de valores propio, en el desarrollo emocional. Ante la obviedad que la tecnología ni siente ni padece, son las personas las que hacen de ella una herramienta que aporta o quita...

9. Pedagogía de la calma

Los niños necesitan tiempos para hacer, pero también tiempos para pararse a pensar en aquello que hacen. La acumulación de actividades con el único fin de incrementar el currículum en una sociedad que se «autodefine» como competitiva no puede sustentarse si no se apoya en tiempos para la reflexión y la calma. Los niños y niñas necesitan tiempos para "aburrirse” y los padres y madres necesitan tiempos para transmitirles no solo conocimientos y habilidades técnicas, sino todo el cariño que les tienen.

10. Optimismo

El pesimismo y la añoranza de que todo tiempo pasado fue mejor son los dos grandes enemigos a los que puede enfrentarse un educador. Y por eso siempre hay que dejar abierta una puerta a la posibilidad de cambio. La educación y la fatalidad del destino: «me ha nacido así...» son incompatibles. Las etiquetas no sirven sino para aumentar las posibilidades de que se cumpla aquello que pronostican. El problema de la educación es que una parte muy importante del resultado de todo aquello que se hace no es visible a corto plazo. Solo desde el optimismo se puede educar hijos optimistas.



FRASES - FAMILIA


PALABRA DE DIOS

EVANGELIO DEL DOMINGO 8 ENERO 2017


Lectura del santo evangelio según san Mateo (3,13-17):

En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo, diciéndole: «Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?»

Jesús le contestó: «Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.» Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. y vino una voz del cielo que decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto.»


Palabra de Dios




COMENTARIO AL EVANGELIO: BAUTISMO DE JESÚS


Antes de narrar su actividad profética, los evangelistas nos hablan de una experiencia que va a transformar radicalmente la vida de Jesús. Después de ser bautizado por Juan, Jesús se siente el Hijo querido de Dios, habitado plenamente por su Espíritu. Alentado por ese Espíritu, Jesús se pone en marcha para anunciar a todos con su vida y su mensaje la Buena Noticia de un Dios amigo y salvador del ser humano.

No es extraño que, al invitarnos a vivir en los próximos años «una nueva etapa evangelizadora», el papa nos recuerde que la Iglesia necesita más que nunca «evangelizadores de Espíritu». Sabe muy bien que solo el Espíritu de Jesús nos puede infundir fuerza para poner en marcha la conversión radical que necesita la Iglesia. ¿Por qué caminos?

Esta renovación de la Iglesia solo puede nacer de la novedad del Evangelio. El papa nos invita a escuchar también hoy el mismo mensaje que Jesús proclamaba por los caminos de Galilea, no otro diferente. Hemos de «volver a la fuente para recuperar la frescura original del Evangelio». Solo de esta manera «podremos romper esquemas aburridos en los que pretendemos encerrar a Jesucristo».

El papa está pensando en una renovación radical «que no puede dejar las cosas como están; ya no sirve una simple administración». Por eso nos pide abandonar el cómodo criterio pastoral del «siempre se ha hecho así» e insiste una y otra vez: «Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades».

Francisco busca una Iglesia en la que solo nos preocupe comunicar la Buena Noticia de Jesús al mundo actual. «Más que el temor a no equivocarnos espero que nos mueva el temor a encerrarnos en estructuras que nos dan una falsa contención, en normas que nos vuelven jueces implacables, en costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta y Jesús nos repite sin cansarse: Dadles vosotros de comer».

El papa nos llama a construir «una Iglesia con las puertas abiertas», pues la alegría del Evangelio es para todos y no se debe excluir a nadie. ¡Qué alegría poder escuchar de sus labios una visión de Iglesia que recupera el Espíritu más genuino de Jesús rompiendo actitudes muy arraigadas durante siglos! «A menudo nos comportamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa del Padre, donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas».